Nosotros

La Compañía de Jesús está compuesta por territorios geográficos llamados “provincias.”

Hay aproximadamente 80 provincias Jesuitas alrededor del mundo (aunque su número y límite nunca ha sido estático). Cada provincia tiene un superior a quien se le llama, simplemente, “el Provincial,” y quien a su vez, reporta directamente al gobierno Jesuita central o “curia” en Roma, liderado por el Superior General. El actual “Padre General”, como lo llaman normalmente, es el Padre Adolfo Nicolás, S.J., nativo de España.

En los Estados Unidos hay actualmente siete provincias, y en Canadá hay dos. Dentro de cada provincia hay muchas comunidades Jesuitas, y cada una de ellas liderada por un “superior.”

El brazo administrativo de los Jesuitas de Canadá y de los Estados Unidos es la Conferencia Jesuita de Canadá y de los Estados Unidos. La Conferencia ayuda a coordinar las relaciones entre las muchas entidades Jesuitas, incluyendo organizaciones de servicio y las provincias, como también entre ellos y la internacional sede en Roma.

Los líderes Jesuitas de todos los países se reúnen en las llamadas Congregaciones Generales, normalmente para elegir a un nuevo Superior General y tratar asuntos importantes que atañan a la orden, a la Iglesia y al mundo. Ha habido 35 Congregaciones Generales a través de la historia de los Jesuitas y ellas son la máxima autoridad de gobierno de la Compañía de Jesús.

Our values support our missions.

  • Responding with intellectual rigor to the most challenging issues of our times.
  • Employing Ignatian discernment in decision-making.
  • Caring for the poor, the vulnerable and the earth, our common home.

 

  • Serving the Church with creativity and with fidelity to our Jesuit tradition.
  • Bridging societal divides and fostering understanding among diverse people and cultures.
  • Collaborating regionally, through partnerships and in networks, to serve the people of God.

Related Items of Interest

The Apostolic Preferences energize the Bishop of Inongo

Discernment and Leadership: A Jesuit contribution to the Church

Proposing silence in an unbridled culture

Ir arriba